Inflación en EE.UU. se dispara al 6.2 %, la más alta de los últimos 30 años

Las proyecciones previas sobre la inflación en Estados Unidos superaron el rango previsto semana atrás luego que el IPC reportara un incremento hasta del 6.2%, que originalmente se esperaba para diciembre, pero se vio reflejado al cierre de octubre, cifras que no se miraban desde hacía 30 años.

“La inflación mensual se ha incrementado un 0,9%, es decir, los precios han subido casi un 1% entre septiembre y octubre. En términos mensuales, la energía (+4,8%) y los coches usados (+2,5%) y la comida (+0,9%) han sido los componentes que más han subido”, señala el medio digital español, El Economista.

Los analistas de TD Securities han revisado al alza sus estimaciones de inflación a corto plazo. Gran parte de este aumento se debe a una renovada tendencia alcista en los precios de los vehículos usados. La crisis de los microchips que está impidiendo que los fabricantes de coches puedan satisfacer la demanda ha convertido a los vehículos de segunda mano es un bien muy valioso.

«La fuerte demanda y una oferta restringida impulsarán la inflación al alza también a principios de 2022, lo que podría llevar a la Fed a subir los tipos de interés antes de nuestra previsión, que se encuentra fechada en diciembre de 2022. Si la inflación sigue superando las expectativas, la Fed también podría acelerar la reducción de compra de bonos (tapering), pero por ahora creemos que se seguirá produciendo una reducción constante hasta mediados de 2022», apuntan desde Oxford Economics en una nota.

Por ahora, los grandes propulsores de la inflación son dos: la energía (se ha disparado un 30%) y los coches y camiones de segunda mano (han subido un 26,4% interanual). No obstante, los vehículos nuevos también se están comenzando a encarecer de forma clara ante la escasez de chips: en un año su precio ha subido un 9,8%.

Compartir

También te puede interesar