Comunidad en Brasil convertida en fantasma debido al impacto de la minería.

María Pereira dos Reis, una anciana de 81 años y una de las últimas habitantes de Santos Reis, una pequeña comunidad en el centro de Brasil convertida en zona fantasma por los impactos de las excavaciones de una mina de oro.

Sin devotos que asistan a la iglesia, los comercios desaparecidos y la mayoría de sus casas convertidas en escombros, Santos Reis se presta a morir tras 27 años de existencia.

Varios organismos se han pronunciado ante los efectos adversos provocados por las excavaciones en las minas, sin embargo no han obtenido respuestas.

Compartir

También te puede interesar