Muere un niño de 4 años tras dispararse en la cabeza con un arma de fuego en Florida

Un niño de cuatro años de edad murió en Florida (Estados Unidos) después de dispararse accidentalmente en la cabeza el pasado jueves.

El pequeño Michael Bragg Jr. fue encontrado con una herida de bala entre los ojos en un automóvil en Kissimmee, Florida, según los registros policiales. Fue trasladado a un hospital, pero fue declarado muerto poco después.

Al parecer, el niño estaba en el coche con su padre y una tercera persona de identidad desconocida. Ambos se quedaron dormidos y fue el disparo de la pistola lo que los despertó.

La madre del pequeño, Ebony Davis, dijo que había dejado a su hijo con su padre el día anterior y esperaba recogerlo al día siguiente. No tenía idea de que algo andaba mal hasta que un detective la llamó y le pidió que fuera a la comisaría de policía local.

Los oficiales dijeron que el padre, Michael Bragg Sr., de 32 años, cambió de versión varias veces cuando fue interrogado por la policía, pero finalmente confesó que poseía un arma con fines de protección.

Una Glock .22 y una pistola de 9 mm fueron recuperadas de una maleta cerca en su casa y la Glock tenía restos de sangre. La policía detuvo al padre por posesión de un arma de fuego como delincuente convicto.

Compartir

También te puede interesar